Nutrición Saludable

Conoce el valor nutricional de los alimentos ¿Sabías que las frutas y verduras de hoy son menos nutritivas que las de antes? ¡Aquí te que ha cambiado!

¿Sabías que las frutas y verduras de hoy son menos nutritivas que las de antes_ Aquí te contamos por qué

¿Has notado a lo largo de los años que las frutas y verduras tienen un aspecto y color cada vez más perfecto, pero que ya no son tan sabrosas? ¿No te ha llamado la atención que frutas y verduras de estación ahora estén disponibles todo el año? 

Detrás de estos interrogantes sobre el valor nutricional de los alimentos, hay bastante que entender, pero hay una cosa que cada día está más clara: los alimentos actuales no tienen tantas vitaminas y nutrientes como hace 70 años, con lo que comer sano para dar a nuestro cuerpo las vitaminas y minerales que necesita parece ya no ser suficiente.

Las pruebas de múltiples estudios científicos demuestran que muchas frutas, verduras, y cereales cultivados hoy en día contienen menos micronutrientes esenciales que los cultivados hace décadas. Esto representa un reto invisible pero importante para nuestra salud, y aun más con tanta gente intentando llevar dietas más vegetarianas, o incluso transformándose en únicamente vegetarianos o veganos.

Decimos que el impacto en la salud de esta falta de micronutrientes puede ser invisible porque no todos conseguimos relacionar el hecho de que los alimentos sean menos nutritivos, con un sistema inmunitario menos fuerte, o con cuanto peor envejeceremos a causa de estas deficiencias nutricionales. Estas deficiencias en el valor nutricional de los alimentos pueden jugar también un rol en nuestra propensión a sufrir de enfermedades crónicas.

Eso sí, los alimentos se ven cada vez mejor, gracias a los colorantes que se agregan, y a modificaciones genéticas en sus semillas.

¿De dónde viene el problema de la disminución del valor nutricional de los alimentos?

Los científicos afirman que la raíz del problema está en los procesos agrícolas modernos que aumentan el rendimiento de las cosechas, pero perturban la salud del suelo.

Pensemos que la riqueza nutritiva del suelo, que permite que una planta sea a su vez rica en nutrientes para nosotros, no es la misma que en la época de nuestros abuelos, ya que hoy se siembra y cosecha de manera más intensiva, sin permitir que el suelo recupere sus nutrientes. También, se utilizan pocos fertilizantes naturales, y se riega de manera más intensiva para acelerar los ciclos.

Además, la proporción de tierras cultivables por habitante ha disminuido mucho a lo largo de los años debido al desarrollo urbano, y eso aumenta aún más la presión sobre las tierras que siguen estando disponibles para la actividad agrícola. Hay que hacerlas producir de manera más eficiente que nunca.

Los estudios son contundentes en cuanto al deterioro del valor nutricional de los alimentos

Uno de los mayores estudios científicos sobre esta cuestión lo realizaron investigadores de la Universidad de Texas, Estados Unidos. Observaron los cambios en 13 nutrientes de 43 cultivos diferentes, desde espárragos y judías rojas hasta fresas y sandías.

Estas frutas y verduras crudas mostraron una disminución de las proteínas, el calcio y el fósforo, esenciales para la construcción y el mantenimiento de huesos y dientes fuertes y para el correcto funcionamiento de los nervios. 

También hubo descensos en hierro, vital para transportar oxígeno por el cuerpo, y en riboflavina (un tipo de vitamina B), crucial para el metabolismo de las grasas y los medicamentos. Los niveles de vitamina C, importante para el crecimiento y la reparación de diversos tejidos del cuerpo y para la función inmunitaria, también descendieron.

El nivel de descenso variaba según los nutrientes específicos y el tipo de fruta o verdura, pero en general oscilaba entre el 6% de las proteínas y el 38% en el caso de algunas vitaminas. Los minerales también mostraron descensos de doble digito.

Otra investigación realizada en Australia, demostró descensos de la presencia de micronutrientes de hasta el 50% en frutas, verduras y cereales, en los últimos 30 años. Y los estudios continúan… todos demostrando descensos alarmantes, no importa en qué lugar del mundo se realicen.

Este problema también tiene efectos en cadena para los consumidores de carne. Las vacas, los cerdos, las cabras y los corderos se alimentan ahora de pastos y granos menos nutritivos, lo que hace que su carne y otros productos derivados de ellos sean menos nutritivos que antes.

Por último, existe otro factor agregado que se da a posteriori de las cosechas… los productos pasan demasiado tiempo en cadenas de frío para poder llegar a nuestras mesas, ya que en algunos casos vienen de proveedores lejanos, y eso hace que las pocas vitaminas y minerales que contenían se acaben de evaporar antes de que los comamos y por ende, disminuye significativamente el valor nutricional de los alimentos.

¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo damos a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita?

Ante todo, nuestro foco debe seguir estando en llevar una dieta variada y saludable. Y si, aunque el valor nutricional de los alimentos como las frutas, verduras, carnes, lácteos, y huevos no sean ya los de antes, siguen siendo una opción extremadamente mejor que los alimentos ultraprocesados (precocinados).

valor nutricional de los alimentos

Teniendo esto en cuenta, lo que nos podemos plantear es comprar frutas y verduras de estación y de productores cercanos, para reducir el efecto de las cadenas de frío. Si además nos podemos permitir comprar frutas y verduras ecológicas y carnes de animales alimentados de manera natural y en libertad, estaremos ingiriendo alimentos mucho más nutritivos y con menos aditivos.

Por último, nos podemos plantear incorporar a nuestra dieta algún suplemento que nos aporte las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita, además de otros nutrientes naturales que habitualmente no están en nuestra dieta.

¿Quieres incorporar a tu dieta un suplemento vitamínico de calidad? 

Si decides utilizar suplementos, te aconsejamos que busques fórmulas completas, que te aporten todas las vitaminas y minerales que necesitas. 

Además, pregúntate que aspectos concretos quieres mejorar… por ejemplo, ¿te sientes con poca energía?, ¿no descansas bien?, ¿te consume el estrés?, ¿te enfermas demasiado?… Estos y muchos otros son buenos objetivos y hay soluciones concretas para ayudarte con todos ellos.

Echa un vistazo a los suplementos Supreme Nutrients. Nuestras fórmulas son muy completas. Trabajamos para apoyar tus esfuerzos nutricionales con ingredientes de calidad, a dosis seguras y científicamente comprobadas.

Desarrollamos y producimos nuestros productos en Europa, nuestras fórmulas son bio (sin OMG – organismos modificados genéticamente), y no contienen gluten ni lactosa. Además, nuestros suplementos son veganos y no contienen ningún tipo de colorante o saborizante. Lo que ves y lo que hueles, es exactamente el color y el sabor natural de los ingredientes que contiene la cápsula vegetal. ¡Sin agregados!

Referencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *