Nutrición Saludable, Sistema Inmunitario

Sistema inmunitario innato ¿Es tu sistema inmunitario igual al de todos los demás? Te ayudamos a entenderte

Tenemos un sistema inmunitario innato. Venimos así de serie. Pero entonces, ¿por qué las personas reaccionan de maneras tan distintas a las amenazas para su salud?

A lo largo de nuestra vida hemos visto personas que se enferman muy fácilmente, mientras que otras parecen tener una salud de hierro. También hemos podido ver cómo la misma enfermedad puede afectar de manera importante a una persona, mientras otra enferma de lo mismo y apenas se entera. ¿Por qué ocurre esto?

Porque cada vida es diferente y eso afecta a nuestro sistema inmunitario innato. Aunque nuestro sistema inmunitario innato sea básicamente el mismo para todos, lo que ocurre es que puede fortalecerse o debilitarse según el tipo de vida que llevamos. Por tanto, no podemos esperar a que el sistema inmunitario innato de una persona sea igual de efectivo ante el mismo reto, que el de otra.

Sistema inmunitario innato

Nuestro cuerpo tiene una increíble forma de protegernos llamada inmunidad innata. Es como un sistema de defensa que viene de fábrica y está diseñado para mantener a raya a los invasores no deseados. Imaginémoslo como una barrera protectora que nos rodea.

La inmunidad innata utiliza una serie de barreras concretas para mantener alejados a los patógenos. Piensa en tu piel, por ejemplo. Es una barrera física que cubre todo tu cuerpo y evita que los gérmenes y otros invasores entren. Además, tus ojos y nariz tienen una capa de mucosidad que atrapa a los patógenos y los expulsa antes de que puedan hacer daño.

Pero eso no es todo. También contamos con células especializadas llamadas glóbulos blancos que patrullan constantemente en busca de invasores. Estos héroes microscópicos son capaces de engullir y destruir a los gérmenes, bacterias, y virus que intentan hacernos enfermar.

Ahora bien, mientras el modelo de serie del sistema inmunitario innato es básicamente el mismo para todos, la realidad es que hay cosas que marcan ciertas diferencias, como por ejemplo la herencia genética y a los factores de nacimiento, por lo que al fin de cuentas todos nacemos con un sistema inmunitario innato parecido pero no exactamente igual.

Entiende cómo tu forma de vivir afecta a tu sistema inmunitario innato

Si quieres que tu sistema inmunitario innato funcione de la mejor forma posible, es importante que lo entiendas y tengas en cuenta algunos factores que lo pueden afectar, en su lucha contra virus, bacterias y patógenos que representen una amenaza para tu salud.

Alimentación y ejercicio

Independientemente del sistema inmunitario innato, la alimentación y el ejercicio moderado y regular juegan un papel muy importante cuando se trata de mantener nuestro sistema inmunitario en buen estado. No se trata de hacer dietas estrictas, sino de llevar una dieta equilibrada con todos los aportes necesarios para nuestra salud. Por ejemplo, debemos evitar los alimentos procesados y los carbohidratos refinados, a la vez que aumentamos el consumo de proteínas, frutas y verduras, y frutos secos.

En cuanto al ejercicio, 30 minutos de actividad física moderada, como una caminata a buen ritmo, 4 o 5 veces por semana, es suficiente para mantenernos saludables.

Los excesos

Aunque nazcamos con un sistema inmunitario innato y seamos unos privilegiados genéticos, el tabaco y el alcohol ponen en jaque a nuestro sistema inmunitario. Si fumas o bebes, es más que probable que tengas un sistema inmune deficiente.

Además, demasiado café también puede mermar el sistema inmune y dejarlo indefenso ante posibles amenazas.

Medicamentos habituales

Si bien algunos medicamentos pueden ser muy necesarios, algunas veces pueden también representar un estrés para nuestro sistema inmunitario innato. Por eso es muy importante no tomar más medicamentos de los necesarios.

El sueño y el estrés y su relación con el sistema inmunitario innato

Si no descansas lo suficiente tu sistema inmunitario innato se debilitará. Se estima que un adulto con una salud normal debe dormir un mínimo de 8 horas diarias para rendir durante el día. Si duermes menos, debes saber que estás afectando a tus defensas.

El estrés, relacionado con el tipo de vida que llevamos, pero también con la falta de sueño, debilita de manera importante el sistema inmunitario. Es importante intentar bajar el nivel de estrés si quieres enfermar menos. ¡Todo está conectado!

Si te sientes identificado con alguno de estos casos, ¡ha llegado la hora de cuidarse!

Sistema inmunitario innato

Cómo fortalecer tu sistema inmunitario innato

Como hemos visto, en la práctica el sistema inmune de cada persona es distinto, por lo que, para fortalecerlo, también se requiere de ayudas diferentes. Además de cultivar buenos hábitos como la práctica de ejercicio, una buena alimentación, dormir bien y bajar el nivel de estrés, evitar los excesos y las adicciones, se hace necesario tomar suplementos que aporten todo lo que nuestro sistema inmune necesita.

Entre estos nutrientes caben mencionar las 11 vitaminas y minerales que potencian el trabajo de nuestro sistema inmunitario innato, y atención, hay que tomarlos a las dosis científicamente comprobadas para que tengan el efecto deseado. Pero, además, dependiendo de los retos que afronte el tuyo, necesitarás añadidos, como por ejemplo:

Própolis y hongo Reishi si tu sistema inmune está especialmente expuesto a amenazas

El Própolis, o también conocido como propóleo, es una sustancia que crean las abejas para esterilizar sus colmenas. Se han comprobado sus efectos positivos en el sistema inmunitario, y tiene también poder antiséptico.

Por otro lado, el hongo Reishi ha sido utilizado durante siglos para potenciar el sistema inmunitario, debido a sus propiedades antiinflamatorias, antifúngicas y antivirales, las cuales facilitan el trabajo de nuestro sistema inmune.

Tanto el Própolis como el hongo Reishi pueden ser tus aliados si utilizas el transporte público, desarrollas tu actividad en lugares de alta concentración de gente, o en centros de salud.

Coenzima Q10 y Yerba Mate si tienes una demanda alta de energía

Da igual que tu sistema inmunitario innato sea el más privilegiado. La Coenzima Q10 y la Yerba Mate son componentes te ayudarán a tener más energía física y mental, pero, además, ambas estimulan el sistema inmunitario para su correcto funcionamiento.

Está comprobado que la falta de energía es un síntoma habitual de defensas bajas. Si este es tu caso, debes ayudar a tu sistema inmune con vitaminas y minerales, pero también con nutrientes naturales que ayuden a reponer la energía física y mental que tu cuerpo necesita.

Prebióticos y probióticos si sueles tener desórdenes intestinales

Los probióticos son bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino, y contribuyen al equilibrio de su flora y su buen funcionamiento. Además, la flora intestinal es la piedra angular de nuestro sistema inmunológico, actuando como defensora ante las bacterias nocivas y otros agentes patógenos.

Por otro lado, los prebióticos son un tipo de fibra dietética que facilita el desarrollo de los probióticos. En términos simplificados actúan como su alimento.

Un intestino que funciona de manera alterada y cuya flora no está fuerte y equilibrada, además de acarrear molestias constantes, es una amenaza constante para nuestras defensas.

Melatonina y Ashwagandha si tu problema es el estrés y la falta de sueño

El estrés y la ansiedad pueden convertirse en enemigos de nuestro sistema inmunitario. Estos problemas suelen aparecer especialmente cuando no descansamos lo suficiente, es decir, por la falta de sueño. La Melatonina y la Ashwagandha favorecen el sueño y mejoran el nivel de estrés, ayudándonos a mantener nuestro sistema inmunitario fuerte.

Descubre el multivitamínico que mejor se adapta a tus necesidades

Cada persona es un mundo, y no todos los sistemas inmunitarios son iguales. Por eso, 12 Defenses ha desarrollado 6 fórmulas que no solo contengan las 11 vitaminas y minerales fundamentales para nuestro sistema inmune, sino que también ofrece distintas variantes con ingredientes naturales, pensados para ayudar de manera específica a cada persona según su realidad de vida y los retos que enfrenta diariamente. ¡Echa un vistazo a la línea de productos de 12 Defenses y elije el que mejor se adapte a ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *