Nutrición Saludable, Sistema Inmunitario

Lleva tu sistema inmunitario débil a su nivel óptimo en solo 10 pasos

Sistema inmunitario débil

Nuestro organismo sufre miles de agresiones internas y externas cada día, incluso aunque no nos demos cuenta.

Si queremos llevar nuestro sistema inmunitario débil a un estado óptimo, eso requiere un trabajo muy consciente. Conseguir fortalecer nuestras defensas depende tan solo de nosotros mismos y de aplicar unos consejos muy útiles que te daremos a continuación.

¡Convierte tu sistema inmunitario débil en uno fuerte como una roca!

Por qué es importante llevar nuestro sistema inmunitario débil al nivel óptimo

Todos nacemos con un sistema inmunitario que tiene unas funciones claras: defendernos de virus, bacterias y otros patógenos, internos o externos, que nos provocan enfermedades, infecciones y daños en nuestros órganos o nuestra salud.

No obstante, con el paso del tiempo y nuestros hábitos de alimentación y estilo de vida, el hecho de tener un sistema inmune débil es más común de lo que parece y en consecuencia, no nos ofrece la máxima protección.

Así, nuestro cuerpo estará expuesto a retos que pueden afectarle de manera negativa si nuestro sistema protector no está preparado para afrontarlos. Algunos ejemplos son los cambios de estación y temperatura, la exposición a virus y bacterias, el estrés diario al que todos nos enfrentamos, o una alimentación no equilibrada.

Las claves para transformar un sistema inmunitario débil en uno fuerte

Las defensas presentes en nuestro sistema inmunitario son las encargadas de mantener la buena salud y protegernos de cualquier amenaza. Por tanto, se hace crucial cuidar de él y protegerlo para que esté en su nivel más alto. ¿Cómo podemos hacerlo? Cultivando ciertos hábitos que lo refuercen. Por ejemplo:

Comer más proteínas y menos hidratos

En caso de tener un sistema inmunitario débil, mantener una alimentación equilibrada va a garantizar que los nutrientes necesarios lleguen hasta la médula ósea. Esta es la encargada de producir los glóbulos blancos que son un potente ejército de defensa en nuestro cuerpo. A más glóbulos de este tipo, mejor defensa.

Las proteínas son un nutriente muy necesario para llegar a este fin, ya que los alimentos que las contienen están llenos de otros minerales y vitaminas que ponen a trabajar a nuestro sistema inmune.

Por otro lado, cuando decimos comer menos hidratos, no nos referimos a eliminarlos por completo de la dieta, ya que estos cumplen un papel esencial, pero hacerlo en exceso reduce la producción de glóbulos blancos y, por tanto, provoca respuestas inmunes menos eficaces.

Alimentos que estimulen nuestro sistema inmunitario débil

Sí, hay alimentos saludables que influyen más que otros en nuestro sistema inmunitario de manera positiva. Entre ellos podemos destacar el ajo, la col, las almendras, los arándanos, las frambuesas, el yogur tipo griego o el té verde, entre muchos otros.

Cuidado con las grasas

Como mencionamos, una alimentación equilibrada es la clave para estar saludable. Las grasas forman parte de una dieta balanceada, pero si se abusa de ellas, o consumimos demasiadas grasas saturadas, nuestras defensas bajarán.

El ejercicio, indispensable

El sedentarismo es algo que debemos erradicar de nuestra vida. No hay duda de que, a estas alturas, todos sabemos que el deporte y la salud van de la mano.

Pues también cuida de nuestro sistema inmunitario, ya que, al tener mejor salud, este es más eficaz. No es necesario machacarse durante horas en un gimnasio, sino que una media hora al día de 3 a 5 veces por semana será suficiente para poner nuestro sistema en movimiento.

Cuida tu mente

La mente tranquila es básica para alejar enfermedades, ya que permite equilibrar el cuerpo. La meditación, el yoga, o el pilates son ejercicios que ayudan a lograr este equilibrio.

Dormir lo suficiente

El ritmo de vida estresante que muchas personas lleva por culpa del trabajo u otras razones contribuye a que descansen menos de lo que deben. Los expertos afirman que es necesario descansar entre 6 y 8 horas diarias para mantener una buena salud, y a nuestras defensas en posición del ataque.

Adiós al estrés

El estrés es mucho más que una emoción, se le considera una afección que incide de manera negativa en la salud. El estrés crónico puede dañar de forma severa nuestro sistema inmunitario y forzar otros recursos de nuestro organismo para estar fuertes, lo cual provocará carencias serias. Evítalo a toda costa.

Tomar vitaminas

Las vitaminas son un componente esencial para llevar a nuestro sistema inmunitario al nivel óptimo. Por lo tanto, no tomarlas supone arriesgar demasiado.

Es cierto que muchos alimentos contienen vitaminas necesarias para nuestro organismo, pero la cantidad científicamente comprobada para reforzar el sistema inmune es tal que solo con la alimentación no alcanzaremos dicho nivel. Como ejemplo, para conseguir ingerir 1.000mg de vitamina C deberías comer ¡19 naranjas cada día!

Además, junto con las vitaminas A, B, C, D y E (las fundamentales para nuestro sistema inmune) debemos tomar minerales como el zinc, el cobre, el hierro o el selenio. ¿Cómo podemos entonces llegar a los niveles recomendados?

La mejor manera de hacerlo es a través de un suplemento alimenticio como 12 Defenses, que está pensado para dar a tu sistema inmunitario todo lo que necesita para funcionar de manera óptima. Hay uno para cada persona, con ingredientes clave para tratar problemas específicos. ¡Descubre el tuyo y comienza a cambiar de vida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *