Nutrición Saludable, Sistema Inmunitario

¿Por qué no paro de enfermarme? ¿Cuáles son los síntomas de defensas bajas?  Empieza hoy a fortalecer el sistema inmunitario

síntomas de defensas bajas

La llegada de los meses de frío es todo un reto para quienes suelen sucumbir más fácilmente a la gripe y los resfriados. Pero ¿sabías que tu sistema inmunitario está completamente capacitado para hacer frente a los ataques de virus, bacterias y gérmenes? Aunque creas que el problema está en los virus, ¡tu resfriado sólo indica que tus defensas necesitan ayuda para luchar! Te dejamos algunas claves para convertirlas en auténticas guerreras.

¿Por qué nos resfriamos o engripamos? ¿Son síntomas de defensas bajas?

Cuando llega el invierno y bajan las temperaturas, comienza también la época en la que aumentan las gripes y los resfriados. Sin embargo, a diferencia de lo que dice la creencia popular, no es el frío el que nos hace ponernos malos. Y entonces, ¿a qué se debe?

Vivimos rodeados de multitud de patógenos… virus, bacterias, y gérmenes con los que convivimos diariamente y que no tienen por qué suponer ningún tipo de problema para nuestro organismo. Siempre y cuando nuestro sistema inmunitario se encuentre lo suficientemente fuerte. Cuando tenemos síntomas de defensas bajas, lo que nuestro cuerpo nos está indicando es que probablemente estamos pasando por épocas de estrés, poco descanso, o alguno de nuestros hábitos es perjudicial para la salud, dejando a nuestro cuerpo expuesto a dichos patógenos.

El motivo por el que los resfriados aumentan en esta época del año es que lo hace también la cantidad de tiempo que pasamos en espacios cerrados, rodeados de otras personas. Cuando una de ellas enferma y nos encontramos en estos lugares, contagiarnos es una simple cuestión de probabilidad. Si nos lavamos las manos a menudo, esta se reduce, y si nuestras defensas están reforzadas, podremos incluso pasar todo el invierno sin un solo resfriado. Si tenemos síntomas de defensas bajas y pasas mucho tiempo en lugares cerrados con otras personas, es muy probable que te enfermes.

Síntomas de defensas bajas y un sistema inmunitario debilitado

El método más fiable para conocer cómo se encuentra nuestro organismo es una analítica de sangre. Pero, dado que no podemos realizarnos hemogramas cada semana, resulta más útil conocer la sintomatología que presenta una bajada de defensas. De este modo, podremos identificarlo con rapidez y tomar medidas al respecto. A continuación, puedes encontrar los principales síntomas:

Resfriados y catarros constantes. Pueden indicar un sistema inmunitario deprimido.

Infecciones virales, como gripes, herpes, verrugas, etc.

Infecciones por hongos y levaduras, como en la boca, los pies, o la vagina, entre otros.

Diarrea con pérdida de peso. Las defensas bajas permiten a las bacterias atravesar el intestino y llegar a la sangre, y con la diarrea el cuerpo intenta expulsar la infección.

Fatiga persistente.

– Cuadros de sinusitis y conjuntivitis. Se produce inflamación en las mucosas cuando las defensas no son capaces de hacer frente a todos los agentes infecciosos.

Consejos para fortalecer un sistema inmunitario débil

La prevención es el mejor camino para evitar enfermedades. Pero, dado que parte de nuestro sistema inmunitario es innato, sólo podemos actuar sobre el adaptativo, que es el que genera anticuerpos cuando superamos enfermedades o nos vacunamos. ¿Y cómo podemos lograrlo? Pues además de evitar el estrés y los hábitos nocivos como el tabaco o el alcohol, hacer ejercicio con regularidad y mantenernos en un peso adecuado, hay otras medidas que también ayudarán a nuestras defensas.

El factor nutricional es clave. Las vitamina A, la vitamina C y la vitamina D, están directamente relacionadas con las defensas. Si los niveles son bajos, el sistema inmunitario nos dará problemas. Además, hay que tener en cuenta que no sirve un aporte extra cuando ya estamos resfriados, sino que son los niveles adecuados de estas los que evitarán la enfermedad. ¿Y cómo puedes lograrlo? Pues con una suplementación.

En cuanto a los minerales, una carencia en zinc provoca una reacción en el sistema inmunitario que a su vez causa inflamación. Y la de selenio, impide que el organismo reaccione ante las infecciones bacterianas.

Por otra parte, los antibióticos destruyen la flora bacteriana y nos dejan sin defensas. Así que, si has tenido que tomarlos, los probióticos te ayudarán a restaurar el equilibrio. Además de como suplementos, se encuentran en el yogur, el chucrut o el kéfir.

Además de estos, la fibra soluble, que se encuentra en las legumbres, la avena o el aguacate, beneficia a las bacterias intestinales y aceleran la respuesta del sistema inmunitario. Y la cúrcuma y el ácido graso omega-3 también actúan como una barrera ante las enfermedades.

Protégete con 12 Defenses

En Supreme Nutrients hemos desarrollado una fórmula que contiene 11 vitaminas y minerales, entre los que se encuentran los que hemos mencionado anteriormente, por estar relacionados con la protección de las defensas.

Pero, además de estos 11, incluyen una combinación natural de ingredientes orientados a necesidades específicas, como pueden ser los desórdenes en la microbiota intestinal, una exposición elevada al público y patógenos, un nivel de vida estresante o una alta demanda física y mental.Para mantener los resfriados a raya, ¡refuerza tus defensas con 12 Defenses! Elige la fórmula que más se adapte a tu estilo de vida, y disfruta de una buena salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *