Nutrición Saludable, Salud Cerebral

Práctica de yoga y meditación, ¡todos los beneficios para la salud!

En varios de nuestros artículos anteriores hemos mencionado la importancia de reducir el estrés y mejorar nuestra salud mental, para vivir más y mejor. El efecto no sólo es a corto plazo, permitiéndonos disfrutar más de nuestras actividades y relaciones, sino que también es fundamental a largo plazo, ya que la gestión del estrés ayuda a reducir el deterioro cognitivo de largo plazo y a evitar enfermedades.

La meditación y la práctica de yoga son dos herramientas muy efectivas a la hora de mejorar la gestión del estrés, y además, el yoga es una actividad física excelente.

¿Estás pensando en meditar?

Te mostramos cómo incorporar la meditación a tu rutina diaria

Todos nos sentimos estresados de vez en cuando. Una manera eficaz de sobrellevarlo es meditar, ya que nos ayuda a encontrar la calma y mejorar nuestro bienestar general. El Mindfulness es el primo cercano de la meditación, y puedes saber más leyendo nuestro artículo sobre esta práctica en nuestro blog.

Hay varios tipos de meditación, entre las cuales encontramos:

Mindfulness: es el proceso de concentrarse plenamente en la mente y los pensamientos.

Concentración: se trata de concentrarse en un solo tema para ayudarnos a estar más focalizados y tranquilizar nuestra mente.

Guiada: se utilizan imágenes mentales de situaciones relajantes como un jardín o el canto de los pájaros para calmarse.

Compasión: es la práctica de dirigir deseos positivos a los demás y desearse a uno mismo estar más tranquilo.

Estas prácticas de meditación para calmar la mente y el espíritu pueden tener importantes beneficios para la salud. Estudios recientes sugieren que pueden ser útiles para tratar la ansiedad, la depresión, el insomnio, el síndrome de intestino irritable, los y dolores de cabeza tensionales, entre otros problemas. Además, la meditación puede ayudar a reducir los riesgos a largo plazo de enfermedades importantes como las afecciones cardíacas, la hipertensión, el asma, y hasta el cáncer.

¡Su práctica es extremadamente simple! Aquí te damos un ejemplo de un ejercicio de meditación para comenzar: busca un lugar tranquilo donde puedas sentarte con las piernas cruzadas o recostarte; a continuación, cierra los ojos y presta atención a tu respiración; piensa en cada inhalación y exhalación, observa mentalmente cómo sube y baja tu abdomen mientras respiras, concéntrate en cómo entra y sale el aire por la nariz. Haz este ejercicio durante 5 minutos. Puedes ponerte una alarma para no estar pendiente del tiempo. ¡Así de fácil!

Incorpora una meditación diaria a tu vida y verás cómo te ayudará a encontrar más calma. Si quieres más, existen muchas rutinas de meditación más largas y muy efectivas.

Hablemos del yoga y sus beneficios para la salud

El yoga nació en la India hace miles de años. Desde entonces, gente de todo el mundo lo ha usado para mejorar su bienestar físico y mental. Lo bueno, además, es que no es imprescindible ir a un gimnasio o estudio para hacer una clase de yoga, lo puedes hacer en el salón de tu casa… ¡hay muchas opciones!

Esta práctica conlleva muchos beneficios para la salud, entre los que podemos resaltar:

Flexibilidad: el yoga nos ayuda a estirar los músculos, ganando movilidad y flexibilidad.

Fuerza: las versiones Ashtanga o Power Yoga, son opciones que implican un desgaste físico importante y ayudan a mejorar el tono muscular.

Postura: ayuda a corregir problemas posturales, ya que muchas de sus posiciones fortalecen la musculatura y flexibilidad de nuestro cuello, tronco y piernas.

Salud cardíaca: al ayudar a bajar la frecuencia cardiaca y la presión arterial, el yoga es particularmente bueno para las personas propensas a problemas cardiovasculares.

Calma: el yoga ayuda a relajarnos y disminuir el estrés, ya que sus clases incorporan elementos de la meditación.

Comunidad: sumarse a una clase de yoga nos aporta un sentido de comunidad, y ayuda a reducir la depresión, la ansiedad, y la sensación de aislamiento.

El yoga es una excelente actividad física, y puede ser practicado sin riesgos por personas de prácticamente cualquier condición física y edad. Además, aunque sus movimientos sean lentos, es una actividad exigente y puede incluso ayudarnos a bajar de peso.

meditación

¿Quieres complementar tus esfuerzos con un suplemento nutricional?

Los suplementos nutricionales se usan para complementar una dieta saludable, no para reemplazarla. Quizás quieras considerar un suplemento nutricional, especialmente si tienes intención de mejorar aspectos concretos de tu salud y bienestar.

Si decides utilizar un suplemento para ayudarte a gestionar el estrés y mejorar tu descanso, te recomendamos echar un vistazo a 3 de nuestras fórmulas: 12 Defenses +ImmunoRESCUE, con Melatonina y Ashwagandha para ayudarte a conciliar el sueño, 12 Defenses +ImmunoRESET, con Triptófano y Ashwagandha para gestionar tu estrés y estado de ánimo, y Sapiens Brain Restoration, con Adaptógenos Naturales para ayudar a revitalizar tu cerebro al final de tu jornada.

Una dieta saludable y la incorporación a tu rutina de suplementos de calidad pueden ser una fórmula imbatible junto a la práctica de meditación y yoga para mantener tu salud física y mental en estado óptimo.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *