Nutrición Saludable, Salud Cerebral, Sistema Inmunitario

¿A pesar de que los europeos estemos expuestos a la luz solar, por qué casi la mitad somos deficientes a la vitamina D?

luz solar, vitamina D

La vitamina D es uno de los principales micronutrientes que nuestro cuerpo necesita para poder realizar sus funciones vitales y mantenerse sano.

Esta vitamina es sintetizada (producida) por nuestro organismo cuando nos exponemos directamente a la luz solar. Por eso, con frecuencia se denomina la vitamina «del sol». La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera.

Aparte de la exposición a la luz solar, la vitamina D se encuentra en algunos alimentos, como los pescados grasos, el hígado, la yema de huevo, y algunos productos lácteos con alto contenido graso.

¿Para qué necesitamos la vitamina D?

La luz solar es fundamental para la síntesis de vitamina D en nuestro cuerpo. Esta vitamina ayuda al cuerpo a absorber el calcio, que es uno de los principales componentes de los huesos. Esto es crucial durante toda nuestra vida, pero aún más a partir de los 50 años, donde con los cambios hormonales relacionados con la edad, nos enfrentamos al riesgo de osteoporosis.

Además, la luz solar juega un papel vital en la producción de vitamina D, que también es esencial para el cerebro, el sistema nervioso, muscular e inmunitario, interviniendo en gran parte de sus procesos.

La vitamina D nos protege frente a algunos tipos de cáncer, como el de colon, el de próstata, el de mama o el de piel.

En resumen, se trata de una vitamina fundamental para mantenernos con vida hoy, dada su intervención en los procesos vitales diarios, pero también para prevenir serios problemas de salud futuros.

¿Por qué más del 40% de los europeos somos deficientes en vitamina D a pesar de la abundancia de luz solar en la región?

Podemos obtener vitamina D de tres maneras: a través de la piel (luz solar), de la dieta, y de los suplementos. 

Si bien hay mucha gente que es amante del sol, cada vez somos todos más conscientes de que demasiada exposición a la luz solar puede ocasionar envejecimiento prematuro de la piel y cáncer de piel, por lo que somos mucho más cuidadosos que décadas atrás. Además, las cremas solares bloquean la posibilidad de sintetizar la vitamina D por medio de la luz solar.

Aparte de esta mayor conciencia de cómo exponernos a la luz solar, hay otra realidad: la vida moderna hace que pasemos más horas dentro de casa (o de la oficina) que fuera y expuestos a la luz solar, lo que limita nuestras posibilidades de sintetizar vitamina D por medio de la piel. Esto empeora claramente en los meses de invierno donde la cantidad de horas con luz solar se reduce de manera importante.

Por otro lado, está la dieta, que habitualmente no incluye cantidades adecuadas de los alimentos que aportan vitamina D, como el pescado graso. Además, a lo largo de los años, cada vez más gente opta por dietas vegetarianas o al menos reducidas en carne, huevos, y lácteos grasos, para preservar su salud cardiovascular. Incluso cada vez más personas siguen dietas veganas, lo que supone un reto aún mayor.

Los estudios demuestran que incluso en zonas mediterráneas de Europa, donde hay más horas de luz solar, hábitos de vida al aire libre, y dietas que en principio deberían ser saludables (la famosa dieta mediterránea), la deficiencia de vitamina D persiste… lo que claramente indica que incluso en estas zonas no gozamos de suficiente exposición a la luz solar y de una dieta suficientemente rica en vitamina D.

De hecho, los habitantes de los países ‘menos soleados’ presentan mejores niveles de vitamina D que aquellos de zonas mediterráneas, simplemente porque comen mejor y utilizan suplementos.

Uno de los principales estudios realizados en Europa concluyó que “la deficiencia de vitamina D se manifiesta en toda la población europea con tasas de prevalencia que son preocupantes y que requieren adoptar medidas desde una perspectiva clínica y de salud pública”.

¿Quieres incorporar a tu dieta un suplemento con vitamina D? ¡Elije calidad!

Los suplementos, si están bien diseñados en su composición para un objetivo concreto, y están hechos con ingredientes de calidad comprobada, pueden ser muy útiles para complementar nuestros esfuerzos nutricionales, y ayudarnos a mejorar aspectos concretos de nuestra vida y salud. Sin embargo, es fundamental recordar que ningún suplemento puede reemplazar por completo una dieta equilibrada y variada, y un estilo de vida que incluya una adecuada exposición a la luz solar para la síntesis de vitamina D.

Si decides utilizar suplementos, te aconsejamos que empieces por preguntarte qué aspectos concretos quieres mejorar… por ejemplo, ¿te sientes con poca energía?, ¿no descansas bien?, ¿te consume el estrés?, ¿te enfermas demasiado? Estos y muchos otros son buenos objetivos y hay soluciones concretas para ayudarte con todos ellos.

Echa un vistazo a los suplementos Supreme Nutrients. Trabajamos para apoyar tus esfuerzos nutricionales con ingredientes de calidad, a dosis seguras y científicamente comprobadas.

Nuestra línea 12 Defenses está especialmente diseñada para reforzar las defensas, por lo que contiene las 11 vitaminas y minerales fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico, además de un ingrediente 12º natural para cubrir necesidades específicas como mayor energía, bienestar intestinal, mejor descanso, gestión del estrés y del estado de ánimo, o tratamiento detox.

Nuestra línea Sapiens contiene todas las vitaminas y minerales que necesita tu cerebro para mantenerse saludable, además de potentes antioxidantes naturales para mantener la salud celular, plantas nootrópicas y adaptógenas que ayudan naturalmente a mejorar el rendimiento intelectual y reducir el estrés, y también prebióticos y cepas probióticas (bacterias buenas) específicas para reforzar el eje intestino-cerebro, ya que existe una clara conexión entre estos dos órganos. 

¡Todos los productos de las líneas 12 Defenses y Sapiens incluyen vitamina D a la dosis diaria recomendada!

Finalmente, todas nuestras fórmulas son 100% hechas en Europa con ingredientes de máxima calidad, son bio (sin OMG – organismos modificados genéticamente), no contienen gluten ni lactosa, y los más importante, todos los ingredientes están incluidos a dosis clínicamente eficaces para tener un efecto.

Referencias:

https://academic.oup.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *