Nutrición Saludable, Salud Cerebral

¿Te sientes mental y emocionalmente agotado? Conoce las fases del síndrome de burnout y qué hacer al respecto

¿Conoces el síndrome del Burnout?

Hoy hablaremos de las fases del síndrome de burnout, pero también de qué es y por qué sucede. El síndrome del ‘’burnout’’ se caracteriza por el agotamiento físico y emocional, el descreimiento y la desazón, y la clara caída en el rendimiento y el interés por nuestra actividad habitual.

Al estudiar las fases del síndrome de burnout, se ha observado que este síndrome se da con mayor frecuencia en casos donde el individuo en cuestión debe interactuar de manera frecuente con otras personas. Se estima que una de cada cuatro personas puede sufrir este síndrome a lo largo de su vida.

¿Por qué pasa esto y por qué va en aumento? ¿Qué nos está pasando?

Basta pararse a pensar un momento como es nuestra vida diaria y tendremos la respuesta. La vida moderna es muy demandante y estresante.

Desde que nos levantamos comenzamos con prisas y múltiples tareas a la vez. Llegar a nuestro lugar de trabajo o estudio ya es de por si estresante, y ni hablar si tenemos que teletrabajar, o tele estudiar, pasando incontables horas frente a una pantalla, moviéndonos poco, y con mínimos descansos.

Muchas veces los ambientes de trabajo en los que nos movemos pueden ser hostiles, o puede haber cambios constantes e inseguridad laboral. También se pueden dar situaciones donde la carga de trabajo o estudio es tan excesiva, que se nos hace imposible.

Y a todo esto se suma lo que nuestra vida personal pueda traer… problemas en las relaciones con nuestra pareja o seres queridos, dificultades de nuestros hijos, y muchas otras cosas que pueden hacer que nos sintamos sobrepasados.

¡Y atención!, también se puede ser muy propenso al burnout en situación de desempleo, ya que estar desempleado es sumamente estresante. Buscar trabajo puede ser uno de los trabajos más difíciles que podemos afrontar.

El ‘burnout o síndrome de “estar quemado” es la respuesta que desarrolla una persona ante una situación de estrés que se dilata en el tiempo, por tanto, se considera un síndrome de carácter crónico. Las consecuencias de las distintas fases del síndrome de burnout son variadas, afectan tanto a nivel físico como psicológico. 

¿Cuáles son las señales más comunes del burnout?

Trabajar para vencer al estrés negativo y al burnout es tan posible como necesario. Gran parte del problema es que muchas personas que van directas al burnout no reconocen sus síntomas. Tomar conciencia de cómo nos sentimos en las distintas áreas de la vida facilita el cambio.

La ansiedad, irritabilidad, pérdida de apetito, de la libido, el cansancio extremo, la sensación de descreimiento, de no ver salidas, el agotamiento emocional, y una caída clara en el rendimiento intelectual o laboral son claras señales de burnout. El burnout también nos lleva a confiar menos en nuestras propias capacidades y nos vuelve más inseguros.

Los hábitos de sueño y de comida también pueden verse alterados. Puede aumentar la presión arterial, las personas con enfermedades crónicas pueden notar que empeoran sus síntomas y, en general, nos volvemos más propensos a enfermar.

Por último, a veces es difícil distinguir la diferencia entre el burnout y la depresión. Lo que está claro es que ambos están relacionados, si bien el burnout está un poco más ligado a factores externos como el trabajo, las responsabilidades, y los entornos sociales en los que nos movemos. La depresión, en cambio, no necesita un factor externo concreto, y puede incluso no tener una explicación clara, es simplemente una sensación de profunda tristeza, desasosiego y apatía.

Fases del síndrome de burnout

El síndrome de burnout consta de varias fases:

  • Fase inicial o de entusiasmo: En esta etapa, la persona experimenta entusiasmo y expectativas positivas frente al trabajo (o la actividad en cuestión).
  • Fase de estancamiento: La persona comienza a sentirse estancada, sus expectativas no se cumplen y empieza a replantear la relación entre el esfuerzo personal y los beneficios emocionales que recibe.
  • Fase de frustración: Aparecen sentimientos de frustración, desilusión, desmoralización, preocupación, ansiedad, tensión, agotamiento y fatiga.
  • Fase de apatía: Se producen cambios actitudinales y conductuales, trato distante y mecánico.
  • Fase de quemado: Se experimenta un colapso emocional y cognitivo, frustración e insatisfacción.

Entonces, las fases del síndrome de burnout muestran la progresión del síndrome, desde el entusiasmo inicial hasta el agotamiento emocional y la despersonalización. Es importante identificar estas fases del síndrome de burnout para poder tomar medidas de prevención y actuación.

Después de conocer las fases del síndrome de burnout… ¡descubre cómo salir!

A veces da mucho miedo reconocer este tipo de problemas porque para ello hay que aceptar que somos vulnerables, pero también puede ser muy liberador y servir para sentar las bases de un cambio a mejor.  Después de conocer las fases del síndrome de burnout y haber analizado en qué fase estamos, nos será más fácil comenzar a encontrar una solución.

Pedir ayuda y recurrir a una consulta psicológica puede resultar muy útil para incorporar conductas de afrontamiento de la situación que sean eficaces.

A nivel individual, hay otras cosas que también podemos hacer:

  • Evitar la sobrecarga de trabajo, aprendiendo a poner límites para priorizar nuestra salud.
  • Realizar actividad física para descargar la tensión. Basta con una caminata diaria de 30 minutos para ver grandes cambios.
  • Conectar con el ‘’ahora’’, encontrar momentos de meditación o relajación y tener plena conciencia de nuestras acciones.
  • Generar encuentros con nuestros seres queridos, y compartir momentos al aire libre si es posible.
  • Y no por último menos importante, poner mucha atención a comer sano y variado, y apoyarnos con suplementos nutricionales para mejorar aspectos específicos de nuestra salud.
fases_del_sindrome_de_burnout

¿Quieres complementar tu dieta con un suplemento vitamínico? ¿Conoces la línea Sapiens Brain Food?

Además de entender las fases del síndrome de burnout, de pedir ayuda, y de comenzar a implementar cambios positivos en tu vida, el incorporar un suplemento multivitamínico natural que te ayude específicamente con tu bienestar emocional y salud cerebral puede marcar una diferencia. Además de los micronutrientes esenciales para el cerebro como las vitaminas y minerales, son importantes también los nootrópicos y adaptógenos.

En términos simples, los nootrópicos son botánicos (plantas) estimulantes del cerebro, elementos naturales que son capaces de mejorar la salud y el rendimiento del cerebro. 

Los adaptógenos forman parte de los nootrópicos, pero son una colección más refinada de plantas y hierbas específicamente orientadas a equilibrar los niveles hormonales para minimizar el estrés. 

Sapiens contiene todas las vitaminas y minerales fundamentales para la salud cerebral, a dosis científicamente comprobadas: Vitaminas del Complejo B, Vitamina C, Vitamina D, y Colina, Hierro, Magnesio, y Zinc.

Además, contiene adaptógenos y nootrópicos naturales para mejorar y preservar las funciones cerebrales. Y en algunos casos, probióticos y potentes antioxidantes naturales para mantener la salud cerebral de largo plazo. 

Los nootrópicos y adaptógenos presentes en las fórmulas Sapiens son:

Si quieres estar en forma cerebral hoy, y también a futuro, te invitamos a explorar los suplementos Sapiens y probar el que más se adapte a tus necesidades. 

Referencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *